FANNY JEM WONG
“De mis manos brotarán amapolas rojas como la sangre quizás así consiga que mis versos sean eternos”


Inicio


Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [45] Sindicar categoría
ALEGRÍA [2] Sindicar categoría
AMISTAD Y DEDICATORIAS [18] Sindicar categoría
AMOR [85] Sindicar categoría
Antipoesí­a, poesí­a bizarra y gótica [1] Sindicar categoría
AUSENCIA Y DOLOR [35] Sindicar categoría
BILIS NEGRA [32] Sindicar categoría
CARTAS DE AMOR [43] Sindicar categoría
CUENTOS [3] Sindicar categoría
DIARIO [15] Sindicar categoría
DOLOR, DESOLACIÓN, TRISTEZA [65] Sindicar categoría
EDUCACIÓN [18] Sindicar categoría
ENSAYOS Y ARTÍCULOS [6] Sindicar categoría
ESTACIONES : RECOPILACIÓN DE POESÍA ORIENTAL [158] Sindicar categoría
Familia [14] Sindicar categoría
Fechas especiales [5] Sindicar categoría
HAIKU [145] Sindicar categoría
HOMENAJES Y ESPECIALES [59] Sindicar categoría
Ilusión, sueños [3] Sindicar categoría
Infantil [2] Sindicar categoría
Ingenio [3] Sindicar categoría
LAS COSAS QUE DISFRUTO [152] Sindicar categoría
Metáforas [13] Sindicar categoría
Mix Poesía [4] Sindicar categoría
Pensamientos [83] Sindicar categoría
POEMAS APASIONADOS, ERÓTICOS Y SENSUALES [68] Sindicar categoría
POESÍA DE MUERTE DESOLACIÓN Y AUSENCIA [25] Sindicar categoría
POESÍA DE PROTESTA Y SOCIAL [9] Sindicar categoría
POESÍA FANTÁSTICA [7] Sindicar categoría
PUBLICACIONES DE OTROS POETAS [92] Sindicar categoría
RABIA, IRA Y DOLOR [6] Sindicar categoría
Recuerdos, olvido, nostalgia [6] Sindicar categoría
REGALOS DE MIS AMIGOS [25] Sindicar categoría
SENTIMIENTOS [46] Sindicar categoría
Surrealista, vanguardia [1] Sindicar categoría
TODOS MIS ENLACES Y MÁS [71] Sindicar categoría

Archivos
Marzo 2016 [14]
Septiembre 2014 [1]
Agosto 2014 [19]
Mayo 2014 [1]
Abril 2014 [1]
Marzo 2014 [2]
Febrero 2014 [41]
Octubre 2013 [9]
Septiembre 2013 [4]
Agosto 2013 [2]
Julio 2013 [4]
Abril 2013 [3]
Marzo 2013 [5]
Febrero 2013 [4]
Enero 2013 [121]
Noviembre 2012 [53]
Octubre 2012 [4]
Septiembre 2012 [3]
Agosto 2012 [3]
Julio 2012 [8]
Junio 2012 [10]
Mayo 2012 [82]
Abril 2012 [15]
Marzo 2012 [31]
Febrero 2012 [2]
Enero 2012 [108]
Diciembre 2011 [4]
Noviembre 2011 [2]
Octubre 2011 [1]
Septiembre 2011 [7]
Agosto 2011 [12]
Julio 2011 [5]
Junio 2011 [6]
Mayo 2011 [7]
Abril 2011 [3]
Marzo 2011 [11]
Febrero 2011 [8]
Enero 2011 [14]
Diciembre 2010 [2]
Noviembre 2010 [3]
Octubre 2010 [1]
Septiembre 2010 [2]
Agosto 2010 [34]
Julio 2010 [8]
Junio 2010 [7]
Mayo 2010 [7]
Abril 2010 [12]
Marzo 2010 [13]
Febrero 2010 [5]
Enero 2010 [35]
Diciembre 2009 [18]
Noviembre 2009 [39]
Octubre 2009 [11]
Septiembre 2009 [17]
Agosto 2009 [20]
Julio 2009 [1]
Junio 2009 [5]
Mayo 2009 [7]
Abril 2009 [2]
Marzo 2009 [6]
Febrero 2009 [10]
Enero 2009 [47]
Diciembre 2008 [9]
Noviembre 2008 [1]
Octubre 2008 [39]
Septiembre 2008 [5]
Agosto 2008 [17]
Julio 2008 [15]
Junio 2008 [9]
Mayo 2008 [4]
Abril 2008 [49]
Marzo 2008 [26]
Febrero 2008 [5]
Enero 2008 [11]
Diciembre 2007 [233]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


CUENTOS


El Rey Triste Y Su Princesa






El Rey Triste Y Su Princesa

"Esta es la historia de una princesa oriental que vivió encerrada durante mucho tiempo en una torre tan alta que parecía poder alcanzar el cielo. Sus sueños, ilusiones y fantasías se confundían con las nubes que rodeaban a dicha torre, dándole un halo de melancolía que armonizaba con el alma solitaria y atormentada de ésta noble princesa.

Ella pasaba el tiempo enclaustrada añorando a un viejo Rey perdido en una batalla. Quien, con la magia de sus años, había robado sus sueños y llevado su corazón. Nuestra princesa no podía hacer otra cosa que pensar en él, en sus palabras, sus caricias, su aliento quemando la inocencia de su cuerpo y en sus labios que le hablaban de un reino de felicidad que jamás ella conoció.

Así que por propia decisión, aquella princesa que todos creían feliz, escondía su soledad refugiada en una torre, la cual nunca pudo brindar el sosiego que esta princesa necesitaba para poder empezar una vez más. Pasaba horas y horas tocando un arpa de oro mirando hacia el jardín por una ventana muy pequeña, pero que le daba la oportunidad de hurgar en el mundo, tal vez con la ilusión de sentirse viva una vez más.

Adoraba las flores, los hermosos y fuertes árboles que rodeaban su refugio. Podía hablar con los duendecillos y gnomos que jugueteaban en las noches por todos lados. Las mañanas le parecían lindas, ya que pajaritos se posaban en las ventanas y alegraban su soledad con sus cantos. Si la suerte la acompañaba, podía revolotear de vez en cuando una linda mariposa entre sus cabellos.

Cuentan que en las raras ocasiones que salía de la torre, antes refugio y hoy presidio, buscaba la sombra del árbol más grande y hermoso que jamás habían visto sus ojos y se tendía bajo su sombra. Se decía que ese árbol fue un noble guerrero con la sensibilidad de un poeta, que habiendo llevado una vida consagrada a cultivar los más hermosos valores fue convertido en un bello árbol para así brindar refugio a todo aquel que se cobijara en él.
 
La torre estaba adornada de hermosas gemas y pequeñas figurillas con ojitos de cristal. Pensaba que eso reemplazaba su soledad, ya que estos testigos mudos de un mundo inventado por ella, nunca la podrían abandonar. Pero era inútil la ausencia de aquel rey se hacía cada vez más honda llevando a nuestra princesa a la desesperación. Después de todo, los pajaritos, en invierno, no iban a las ventanas y los duendes sólo juguetean de vez en cuando a su alrededor.

Sólo Bissat, su fiel duendecillo, estaba siempre a su lado. Atento a sus tristezas y a sus eventuales alegrías. Pero la princesa solo lo veía, no lo miraba. No hay palabras más parecidas y más confusas que estas dos, porque los duendes verdes por lo general no se dejan ver.

Bissat no tenía ropa, caminaba sin pudor desnudo por el bosque, corría siempre de un lado a otro, pero siempre detrás de su princesa, balbuceaba un idioma extraño, era muy travieso y juguetón. Le encantaban los animales del bosque con los que solía conversar .Pero este duende tan tierno era así solo con su princesa, se sabia que no todos eran así algunos podían jugar con los humanos pero también comérselos.

Un día la solitaria princesa decidió bajar de su refugio y escuchó decir que llegaría un Rey de un país muy lejano. De este gran Señor sólo se contaban hermosas historias. Cuando él hablaba decían que el mundo parecía detenerse En su soledad imaginó muchas cosas que sólo ella podía entender.

Llegado el gran día la princesa alborotada se presentó ante él. Una mágica e inexplicable emoción lleno su cuerpo y su mente. Él era grande, fuerte, perseverante, siempre seguro y todos sin excepción quedaron impresionados. Unos lo miraban con admiración y otros con envidia. Ella sólo lo contemplaba, era todo lo que se había imaginado y más. Le encantaba escuchar su voz la cual lograba transportarla a dimensiones insospechables y durante muchos días se apresuraba para poder verlo.

Un día el rey cansado se sentó en una banca del jardín, no en su trono, y la princesa se acercó sólo para que él notara que ella existía.

Es extraño, pensó ella, un poderoso rey sentado en la humedad de un jardín, de mi jardín. Qué hermosa muestra de humildad. Y de pronto una idea la asaltó "este poderoso Rey quizá podría devolverme mi corazón", pero lo veía tan ocupado con sus problemas que sería doloroso volver a sentir junto a él y que se marchara algún día........

Después de varios días él partió y ella regresó a la torre. Volvió a su soledad, pero esta vez con la certidumbre de que podría recobrar su cautivo corazón. Pensaba siempre en su dulce Rey lejano, pero llegó el día en que un emisario de éste llevó un mensaje a la princesa. Ella se sintió tan feliz que contestó con una pasión insospechada que no podía ni quería ocultar.

Así fue que ese gran rey y la bella princesa concertaron una cita de amor en el jardín. Apasionados, descubrieron sus carnes, recorrieron territorios antes nunca estimulados. Se devoraron hasta los huesos. No habían testigos sólo se escuchó el canto de los grillos y el susurro de Eolo dios de los vientos contra el follaje de los árboles que ocultaban la escena.

La princesa había recuperado el corazón. El Rey tuvo esa misma noche que partir sin que ella lo supiera. Grande fue su tristeza cuando acudió a la noche siguiente y no encontrar a su amado Rey. Noche tras noche bajaba de su torre y lo buscaba por todo el jardín, sólo escuchaba el rumor del viento y veía con tristeza que él seguía ausente. Y así pasó muchos días y noches contemplando aquel jardín en el que volviera a sentirse viva, donde recobrara la esperanza; siempre atenta a divisar en la lejanía, la figura de su Rey salvador.

Nuevamente, sólo Bissat estaba a su lado. Pero aquella princesa, tal vez egoísta sin darse cuenta, empezó a sentirse bien con él y de pronto sin proponérselo fue refugiándose en él.

Escribió muchos mensajes que parecían nunca llegar a destino. Mientras que ella se preguntaba si su Rey no la amaría nunca más.
Una noche de especial soledad se sintió presa de la angustia, inquieta y pidió al Señor de la Noche que convirtiese a Bissat, su fiel duendecillo, en hombre. Su deseo se cumplió, Bissat ya no era pequeñito, ni verde, perdió sus garras y sus dientes amarillos y éste se convirtió en un hombre cariñoso, juguetón, paciente, amoroso. Él le daba felicidad que ansiaba.

Había días en los que Bissat le regalaba flores, almendras, nueces, pasteles dulces y si no los tenía tocaba lindas melodías con su flauta, para que los pajaritos enredaran los cabellos de su princesa, otras veces invocaba a las mariposas para que éstas acariciaran las mejillas húmedas de su amada. El tenía la apariencia de hombre pero, conservaba su naturaleza de duende y con ella sus poderes.
La princesa disfrutaba de esa unión pero Bissat era tan distinto a su dulce Rey... Su confusión fue grande, pero a pesar de todo ella se sintió viva y, por qué no, también feliz.

Cuando menos lo esperaba llegó otro mensajero del Rey, se concertó otra cita y se volvieron a amar.Él le explicó que se había tenido que marchar por cuestiones importantes del reino que requerían su atención. Ella sólo lo miró y lo abrazó lo más fuerte que pudo. No le contó del duendecillo Bissat convertido en hombre para no perderlos, pues sabía que no existe un rey que consintiese compartir su tesoro más preciado, ni plebeyo capaz de soportar la idea de saber a su amada en otros brazos; así que nuestra bella princesa calló y el silencio se fue haciendo tortura. ¿Cómo decirle lo que sucedía a aquel Rey que solo sabía de triunfos?

Su mente se convirtió en un hervidero. Y la vida mostraba así una vez más su rostro de ironía, pues la princesa que veía su vida pasar en la más infinita soledad, ahora tenía dos amores, aunque distintos y, aun más, opuestos, pero amores al fin. No podía pedir consejo a nadie. Solo amarlos y callar.

El gentil Rey la invita a su palacio pero ella no podía dejar al duendecillo que tanto bien le había hecho y al cual ya amaba. Pero cómo decidir ante tamaña encrucijada sin perderlos. La cobarde princesa no supo qué hacer.

El noble y solitario Rey volvió a partir, tenía nuevas luchas que afrontar, nuevos reinos que conquistar. Así que esa siempre sería su historia, partir. Ella se conformaba con saber que él la recordaba cuando su tiempo se lo permitía.

Los días pasaron, llegó otro mensaje, su noble Señor regresa pero, esta vez ya no se verían en el jardín. Él debía estar rodeado de sus caballeros y damas de la corte, ella lo espero con impaciencia y se comportó a la altura de las circunstancias, pero con los ojos le decía lo mucho que lo deseaba y él pareció entenderla.

Llegada la noche ambos corrieron al jardín pero ella no podía ocultarle la verdad, así que la princesa reveló su secreto. Las lágrimas rodaron por sus mejillas y su corazón se sentía desfallecer. Ella no supo esperarlo y podía volverlo a perder. El noble Rey le deseaba tanto que aceptó volver a amarla con loca pasión, pasión que pensó insana porque lo llevaba a la locura y al tormento, pero que lo hacia sentir vivo y no se resistió .Se dirigió hacia ella y la cubrió como un manto.

Cuando ambos se unían se desbordaban sus ríos, el cielo apagaba sus estrellas, rayos y truenos se dejaban sentir con tal fuerza que todo a su alrededor se encendía. Las montañas se empequeñecían ante la miel que de ellos brotaba y que la tierra sedienta bebía. Sus cuerpos se volvían juntos un solo fuego que los consumía. Se amaron entre las sombras, sin embargo, ella sólo pensaba en que él partiría nuevamente, como siempre, pero recreándola a cada instante en su excepcional mente.

Pero a pesar del tormento la princesa pensó que no quería perderlo. Dicen que el inteligente Rey tomó la decisión con el corazón y no con la razón. Ahora ambos sólo esperan que caiga la noche para correr al jardín...


FANNY JEM WONG

CONTADORWAP

Por FANNY JEM WONG - 11 de Diciembre, 2007, 19:56, Categoría: CUENTOS
Enlace Permanente | Referencias (0)

Ling y el hada del loto azul (historia de amor)



Ling y el hada del loto azul
(historia de amor)


Hubo una vez un niño triste y solitario llamado Ling, privado desde muy pequeño del amor y los cuidados de sus padres. Era muy pobre y se ganaba la vida como podía, pero tenía muchas ganas de ser alguien y estudiaba para desarrollarse, crecer, progresar.

A pesar de ser un chico muy travieso y cara dura nunca faltaba a la escuela, ni a la biblioteca pública

Él era un muchacho especial. Adoraba como ningún otro pilluelo de su edad las letras y siempre llevaba en sus alforjas muchos papeles y lápices. También grillos, ranas, increíbles insectos para estudiarlos. Era amigos de todos ellos.

Juguetón como cualquier niño pero terriblemente travieso se divertía rompiendo ventanas y salía corriendo para no ser atrapado. Era estudioso al punto el sinvergüenza sin importar las inclemencias del tiempo nunca descansaba ni un solo día.

Siempre encontraba algún trabajo que realizar, a nada rehuía. Le encantaban las plantas acuáticas y se divertía creando en su cabecita teorías muy complejas sobre ellas. A veces cuando podía gastaba algunas monedas comprando raíces, semillas, flores. y alguno que bichos para estudiarlos.

Era una época en donde los bellos atuendos solo los podía ver en las vitrinas, él era feliz siempre a su manera. Una de las cosas que llenaba sus ilusiones era pasarse largas horas en la biblioteca, allí conoció a los sabios y se hizo amigo de ellos. A estos les contaba sus pretensiones, aprendía también de ellos, los leía a todos sin parar. A veces de tanto leer quedaba chapita de conocimientos.

Su único abrigo en las noches frías era un enorme gabán azul con remiendos de otro color, pero la necesidad de arroparse hacía que no prescindiera de esa indumentaria. Él sufría mucho extrañaba tener unos brazos tibios como la de las madres de otros niños. Pensaba continuamente lo hermoso que sería tener alguien que lo acompañara y que entendiera su corazón solitario, pero nadie de los que él conocía y trataba lo comprendía.

Un día en una de las muchas noches que pasaban metido en la sala de estudios de la ciudad, cogíó un gran volumen de color azul. Sintió algo extraño, un llanto muy bajito.

Tomo el libro entre sus manos extasiado .No supo por que razón, había escuchado ese ruido tan raro y lo abrazó fuerte contra su pecho por largo rato. Despacito camino hacia una mesa en el rincón de la biblioteca.

Ling no supo resistirse y por muchas horas acaricio el libro con dulzura infinita. Era un libro grande y grueso con letras doradas y un lindo título "El Hada del Loto Azul". Cuando por fin se decidió a abrirlo, fue enorme su sorpresa. Una flor azul de loto se abrió esplendorosamente frente a sus ojos y allí sentada en el centro estaba ella.

Era una niña de rostro de luna y ojos oscuros, que lo miraban curiosos y dulcemente. Tenía la nariz tupida y colorada por su quedo llanto. Dos lagrimones caían de sus ojos brillantes al ver a Ling entre suspiros cortados sonrío y le cerro un ojito. Ambos sonrieron sin pronunciar palabra alguna, en realidad no tenían nada que decirse, pues sus corazones sintieron conocerse desde tiempos milenarios, desde el inicio de todos los tiempos.

Dos luces salieron de sus cuerpos, danzaron las flores del libro antes marchitas y las hierbas que estaban secas volvieron a reverdecer. Mientras las hojas de los árboles antes secas retornaron. Los lotos del estanque iluminaron todo con bellos reflejos y los animalitos lucieron alrededor de la pequeña sus mejores cantos. Así, en su mundo de fantasía Ling y Hada azul permanecieron sonriendo largas horas muy callados

Azul era una pequeña especialmente sensible, poseedora de grandes secretos y sueños. Un ser amante de antiguas artes y de cosas bellas. Ling también era soñador y tierno, pero la vida lo había golpeado tanto que nunca estaba claro de quién le quería de verdad. Se encerraba en sus poses de mocoso seguro y osado cuando en realidad solo quería compañía y por eso hacia muchos amigos.

Lo único que tenía claro era su amor por los libros, pero esa niña cara de luna él la veía tan indefensa que sin pensarlo la metió en su corazón. Cada día durante meses a pesar de que la vieja bibliotecaria no quería prestarle el libro del Hada Azul porque Ling se adueñaba del este. Él asistió a su cita con la pequeña solo para contemplarla y sonreían sin hablar.

Meses después llego una tarde en que por fin se rompieron los silencios. Hablaron mucho y de todo hasta que Ling se quedaba dormido sobre el gran libro y la bibliotecaria renegona le despertaba al quitárselo siempre entre gritos y refunfuños.

Corría el mes de Marzo y era un día caluroso de verano. Ling había pasado el día trabajando recogiendo agua en grandes baldes, regando flores con su cara muy contenta y cantando pero se hacía tarde y corrió a la biblioteca muy de prisa.

El hada azul como siempre en el libro esperando a su amigo. Ling entro desesperado y al cogerlo la bibliotecaria lo tomo muy fuerte del brazo lastimándolo y con sus uñas hizo sangrar su piel, una gota de sangre cayo sobre el gran libro azul que yacía sobre el piso. El pequeño lloraba y la vieja bibliotecaria se asusto a tal punto que lo dejo recoger el libro con la condición que esa fuera la última vez que se lo daría, si quería seguir teniendo acceso a otros libros de menor importancia para él inquieto muchacho.

Él le prometió todo lo que la mujer quiso, cada una de las promesas que esta le arrancaba con sus chantajes con tal de poder seguir llegando a la biblioteca. Total él siempre vería como llegar a su pequeño Loto Azul.

Cuando se sentó en su acostumbrado rincón abrió el gran libro. El loto azul se alzo hermoso como siempre pero no se abrió el gran libro el loto azul se alzo hermoso como siempre pero no se abría de tal modo que no podía verla solo escuchaba a lo lejos un llanto quedo.

Horas más tarde el loto azul dejo abrir sus pétalos, su pequeña amiga estaba hinchada y llorosa, su nariz roja y muy congestionada, con la mirada apagada y los brazos caídos.

Ella entonces dijo:

-Ling, llegará el día en que ya no llegues a mí y me marchitaré de tristeza. Ya amiguito, no pertenezco a tu mundo… ese mundo al que tú tan apegado vives me infecta de tristezas, de grandes angustias, de cosas que mi corazón no conoce y lo rompen cada día.

-Ling, lo rompen más no soporto los gritos absurdos de verdades mentirosas y menos que alguna tarde no llegues hasta mi casa

-Sácame de esta fría biblioteca, nunca más deseo estar sola apártame de esa señora tan gritona.

-No deseo verla nunca más, antes cuidaba de mis hojas ahora solo espera que estas se estropeen. Ya no estoy entre los textos que ella cuidaba con esmero. Siempre me mete entre los libros que están sucios y estropeados para que algún gusano coma de mis hojas y yo desaparezca.

-No cierres mi casa hoy hasta prometerme que me llevaras contigo en tus alforjas

Ling que en verdad quería a su amiguita dijo:

-Algo se me ocurrirá y duerme tranquila que nunca te abandonare porque tu eres mi dulce amor mi corazón.

Él sabía que no podría pedirle a la bibliotecaria El Hada del Loto Azul. Así que se filtro sin que esta lo viera, como un ladrón. Sabía bien donde estaba, se arrastro como pudo y por fin llegó. Tomo el gran libro muy despacio despacio, lo coloco dentro de su bolsa y empezó su recorrido a hurtadillas hacía la salida.

Por fin, alcanzo la puerta sin que nadie lo notara y corrió veloz como un rayo hacia su casa. Nada podría impedir que su niña se quedara con él para siempre y nadie nunca más la dañaría.

Por fin en casa, Ling abrió el libro y ella sorprendida. Saltó de su loto, recorrió la humilde casa que para ella era un palacio dorado adornando de miles de estrella y Ling su príncipe encantado. Así corrieron los meses trataban de pasar largos ratos juntos charlando, riendo, jugando, amándose y queriéndose sin que nadie los viera, muy calladitos . Ling cuidaba no romper ninguna de sus promesas, promesa que Loto nunca le pidió

Una tarde especialmente fría mientras Azul u Ling conversaban una cara distorsionada por los celos y la rabia estaba mirando detrás de la ventana era la gruñona bibliotecaria que había logrado ver el libro sobre la mesa.

Ling al reconocerla lo ocultó bajo una manta roja y abrió la puerta haciéndose el sorprendido por la extraña visita. La señora muy cerca y con los ojos muy abiertos como un búho le dijo:

-¿Recuerdas Ling el libro del Hada del Loto azul?

Él respondió:

-Sí, pero hace mucho que yo no se lo pido, es más yo voy poco por ahora a la biblioteca respetable señora.

-Usted es muy gritona y no me deja leer lo que yo quiero y eso a mí me molesta muchísimo.

La bibliotecaria respondió:

-Lo sé muchachito insolente pero sí no te ajustas a mis reglas no podrás nunca más leer nada en mi casa y sé bien que eso te desespera

-Como vez yo sé bien que hacer para que tú pequeño pilluelo y los demás bailen al son que yo marque.

-Ahora ¿Estas claro?

-Ha desparecido el libro azul y me resulta especialmente extraño que tú ya no me lo pidas si te entusiasmaba tanto.

Ling contesto:

-Bueno… a mí ya no me interesa

La bibliotecaria que siempre sabía el terreno que pisaba y tenía un olfato de sabueso, artista de la manipulación y gran mentirosa le dijo:

-Bueno…entonces no hay problema la biblioteca tiene muchos que te gustaran. Te espero encantada mañana, tú sabes que yo sé todo siempre y en fin tu niño puedes ir cuando quieras, con tal que me obedezcas.

-Total ya el maldito libro de esa Hada Azul que tanto detesto y por el que tantos disgustos me causabas creo que ya ni existe.

-Es hora muchachito que comprendas que en mi biblioteca se hace y de dice lo que yo ordeno. Además tengo muchos seguidores a quienes les encantan mis cuentos
La mujer se marcho y Ling pensó y dijo en voz alta:

-Guardaré mejor a mi Hada del Loto Azul aquí en mi casa y para tenerla contenta a la bibliotecaria y no despertar sus sospechas, cada día revisare otros libros frente a sus narices.

-Así no nos molestará nunca más…eso haré, ni siquiera se acordara de nombrarla

Así pasaban los días Ling salía a trabajar y después su visita acostumbrada a la biblioteca. Cada día una historia distinta, casi siempre era la gruñona señora quien decidía que haría o leería el pequeño mocoso.

Ling a veces demoraba en llegar a casa largas horas, total Azul era solo de él .Se sentía muy confiado y seguro .Solo él leía sus páginas, solo él acariciaba todas sus letras .Además ella no tenía otros amigos más que los animalitos y las flores de sus propias páginas. Es decir solo su mundo de fantasías de la cual estaba hecha su azul morada.

Una noche Loto Azul descansaba cuando Ling llego a casa y la despertó bruscamente. Él deseaba contarle qué libros había leído ese día y qué sus colores eran diferentes, que las figuras eran tétricas y otras fantásticas, divertidas y excitante como ninguna

Loto azul bajo la cabeza, sus ojos se llenaron de gruesas lágrimas rojas, pero Ling no lo notaba. Él estaba solo preocupado en el mismo y en todos los cuentos que la bibliotecaria y otros amigos de la biblioteca le ofrecían

Cuando por fin él la miro el Hada Azul estaba tan descompuesta que para contentarla le entrego una rosa amarilla que cogío de un jardín por el camino .Recordó que a la salida de la biblioteca un hermoso querubín le había regalado la mejor de sus velas. Fue entonces que la encendió para que Azul al mirar su flama se alegrara. Pero esta se puso aún más y más triste

Azul seguía llorando cuando él recordó que tenía un libro en la alforja que quería leer esa noche .Así que se retiro dejando el Loto del Hada Azul abierto sobre la mesa junto a la vela encendida.

Ling leyó durante horas y gritaba entusiasmado ante esas historias sin recordar la vela, ni a la pequeña Azul y de tanto recorrerlas hojas de su nueva adquisición y complacerse con esta se quedo profundamente dormido pensando que ese libro era el mejor de todos.

Mientras tanto Azul seguía mirando muy de cerca la flama de la vela .Estaba muy, muy callada y quieta. Sus ojos casi eran solo dos palotes se inflamaban de tanto llorar. Un hilo de humo negro tomo forma de mano y pluma…De repente en las paginas del gran libro Azul letras de llanto escribían un triste final .

Azul estaba tan cerca de la llama de la vela que de un momento a otro sus cabellos se incendiaron rojos .La pequeña Hada del Loto grito:

-Ling duele

-Dueleeeeeeeeeee mucho

Pero él no la escuchaba, se había entretenido y agotado tanto con otras historias que el sueño lo había vencido. La cruel bibliotecaria que conocía bien al niño le exigía leer cada día y cada momento el mismo cuento y luego le daba uno interesante de tarea.
La cera ardía junto con la cabellera de Azul hasta que alcanzo cubrir toda la flor de papel y durante horas Loto Azul lloró su infierno de fuegos serpentinos hasta volverse cenizas oscuras pero Ling nunca la escucho. Él dormía agotado con el libro de la biblioteca y un querubín en el pecho.

Una gran nube tomo forma de brazos fantasmales. Eran unos largos brazos del pasado que abrazaron fríos el cuerpo del Ling envolviéndole con olor a muerte .El chico despertó llorando desesperado porque esos brazos el pensó ya haberlos olvidado. Ling solo sentía sus propios miedos y solo quería saber por qué había sentido ese abrazo… preguntaba… decía:

-Loto azul ¿No entiendes que estoy mal?

- Dime: ¿Por qué soñé eso?
Loto no contestaba y por fin el niño egoísta miro hacía la mesa Sus ojos se abrieron desorbitados el libro de su Hada Azul estaba chamuscado y grito desesperado:

-¿Donde estas mi loto azul?

-¿Dónde mi pequeña damita?

-¿Dónde estas mi ratona, dónde?

Ella no respondió, no podía responderle, no podía
Ella que siempre lo espero esta vez ya no pudo acudir a los llamados del pequeño Ling que siempre corría donde ella cuando un temor lo asaltaba.

Mientras decía:

-Yo no voltee

-Yo no voltee

-Solo me demore en llegar, no hice nada

-¿No entiendes que yo no hice nada?

Pero de nada le valieron sus llantos en esa ensordecedora y fría noche de Invierno Loto había sido tragada por las llamas de la vela y él nunca más la volvería a ver
Loco abrazo el empaste chamuscado de su amado libro y de las cenizas cayo un pedacito de papel que tenía la forma de loto pero maltratado por el fuego y en él difícilmente se leía con gotitas de sangre azul:

-Cuando lo leas ya me abre ido muy lejos

-No tienes la culpa solo te quedaste dormido

-Buscadme amor mío y si algún día me encuentras deja sobre mi loza fría bellas rosas amarillas
Te amoooooooooooooooo.
Tu niña por eternamente el Hada del Loto Azul Jem

Jem Wong
24.06.05-02.07.05






CONTADORWAP

Por FANNY JEM WONG - 10 de Diciembre, 2007, 5:05, Categoría: CUENTOS
Enlace Permanente | Referencias (0)

Polvo De Oro


Polvo De Oro

Renuncio a ti amor irreal, lejano, funesto canto de lira
A las tardes de pálidos azules y de ardientes manos
Renuncio a ti amor que me llenas de ansias y melancolía
A los te amos eternos y con ellos a todos sus ecos.

Renuncio a ti polvo de oro que encendías las noches
A la danza de la deliciosa piedra sobre el vientre
Renuncio a ti alma de historias secretas de bárbaros
A la esperanza de ser en ti eterna magia de versos.

Renuncio a las horas de ausencia que me enloquecen
En donde tu amor era disputado por fieras soledades
Renuncio a la aurora que iluminaba mis días al son de las arpas
A las palabras que encendían mis entrañas poeta de mármol.

Renuncio a ti por que se me agotaron los sueños
Con realidades que me destrozan la cara de sales
Renuncio a ti amor porque me consumes la sangre
Aniquilando de a pocos el corazón que agoniza.

Renuncio a ti relámpago que me atabas las manos
Al arroyo de aguas tempestuosas de las cuales bebía
Renuncio a un hacer el amor y hasta el próximo día
A los cantos de los mirlos, a las lluvias de azahares.

Renuncio a los claros diamantes y a tus lacerantes fuegos
Al martirio de vivir siempre entre tormentas y espantos
Renuncio a ti mi gran amor y a los cantos celestiales
Porque mi sueño no fue eterno y te vi partir antes a ti
En tu luminosa barca te llevaste mis ganas y la vida.

Renuncio a ti mi único amor porque solo eres Polvo de Oro.

FANNY JEM WONG
24.11.05



CONTADORWAP

Por FANNY JEM WONG - 8 de Diciembre, 2007, 5:36, Categoría: CUENTOS
Enlace Permanente | Referencias (0)




<<   Mayo 2017    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

ARTE Y SOLO ARTE
-SND- MARIANO LOZANO-P. ©SND
A mis poetas queridos
Antezana Escultores Retrata en vida a la persona que amas
ATO TEATRO
ATO TEATRO.
AXIOMA TEATRO - ALMERIA
CALIFORNIA PERÚ MUNDO
CANAL DE WORLDTV FANNYJEMWONGPOEMAS
CÍRCULO DE POESÍA
Cultura-Almeria El Festival de Teatro de El Ejido arranca co
DESDE LO PROFUNDO DEL SER DE MÓNICA AZUCENA DONNET
El Árbol de Papel
EL ÁTICO DE MIXHA
EL ESPACIO DE.........LUNA ADAMI
El idioma de Patricia: Escribir
EL SECRETO DE LA LUZ DE CONCHA MARTÍNEZ
EL TRASHUMANTE Poemas de Walter Faila
Esculturas de Juan José Paredes Antezana
ESTACIÓN DE ACACIAS
FANNY JEM WONG W's URL
gotas de haiku
ISLA_NEGRA Casa de poesia y literatura. Director gabriel imp
LETRAS
MARIANO LOZANO-P.
MERCEDES SOSA
Miguel Brenner - Artista pintor mágico del Perú
PARLAMENTO NACIONAL DE ESCRITORES DE COLOMBIA
PAT MARAYA FAVORITOS
Poe3ía y Opinión
POETA MAESSE DE FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA
Poetas de Hoy –
Revista del Club de la Escritura
TELE PRENSA PRIMER PERIÓDICO DIGITAL DE ALMERÍA
WORLDTV.COM JEMWONGTV

Enlaces
A mis poetas queridos
ARTE EN SINFONÍA DE LETRAS Y PINCELES
Biografia de FANNY JEM WONG
Cuerpo de la metáfora
facebook: PERFIL
FLICKS FANNY JEM WONG:
FOLHA ONLINE NOTICIAS
grupo cultural huizache n r
http://facebook.com/FANNYJEMWONG
http://facebook.com/FANNYJEMWONGM
http://www.facebook.com/pages/Fans-de-Fanny-Jem-Wong/3532272
LA CALAVERA BAJO LA PIEL haiku
LAS ELECCIONES AFECTIVAS / LAS AFINIDADES ELECTIVAS
Muerte y Vida - Gustav Klimt
Pablo Neruda SOLO LITERATURA
PERUBLOGS: PERFIL
PLANETA DE ESCRITORES: COMUNIDAD LITERARIA
Poesía nada más y nada menos ¿Para qué más liturgias? POR AL
Poetas de Hoy
RINCON DE POESÍA
SOBERANO AMOR
TODOS MIS ENLACES POÉTICOS Y MÁS
VIENTOS DE OTOÑO POR JEM WONG:
ZoomBlog

MÁS ENLACES
"La Palabra Infinita" por Walter Faila Poesías para comparti
A mis poetas queridos
Ángeles y Demonios Poesías de Walter Faila
as escolhas afectivas
asamblea de palabras
Cenizas se Abril rnpoemas de Lydia Raquel Pistagnesirn
DESCONTEXTO
ESCRITO POR EL FUEGO
Esquina Poética Odmar Braga
FANNY JEM WONG
INSTAGRAM
Jesús Alejandro Godoy
LA POESÍA NO SE VENDE
Las afinidades electivas * Las elecciones afectivas rncuradu
las afinidades electivas ESPAÑA
las afinidades electivas [costa rica]
las afinidades electivas [ecuador]
las afinidades electivas [méxico]
las elecciones afectivas [argentina]
las elecciones afectivas [bolivia]
METROFLOG: FOTOS Y POEMAS
MUNDO DE TEATRO
MUSICA & POESIA
nomadi mondi [italia]
OUTUBE EL CANAL DE FANNY JEM WONG: VIDEOS
PAPOULAS SANGRENTAS: POEMAS
PARA MIS AMIGOS
PERLAMISTICA's Blog: FOTOS Y POEMAS
Poemas de Lydia Raquel Pistagnesi
RED MUNDIAL DE ESCRITORES EN ESPAÑOL: R E M E S
REGALOS Y RECONOCIMIENTOS DE MIS AMIGOS POETAS
ROXANA TORRES NEIRA “TUYO ES MI CORAZÓN”
rubensada.blogspot.com
SOL NEGRO
SURFEANDO EN LA RED
TODOS MIS ENLACES POÉTICOS Y MÁS
UN POEMA CUALQUIERA POR JOTACET
WALTER FAILA "POEMAS PARA UNA MUJER SOLA
“LA SOLEDAD DE LA PÁGINA EN BLANCO” ESPACIO PARA REFLEXIONAR

OTROS LINS
ANTOLOGÍAS Ediciones Monsieur James
Arcadia
ATO TEATRO
CANAL DE WORLDTV FANNYJEMWONG
CV Mag. Ps . FANNY WONG MIÑAN -2012-1 ACTUALIZADO
Eduard Punset
FANNY JEM WONG
FANNY JEM WONG PÁGINA DE FANS FACE
FANNY JEM WONG PERFIL 1 DE FACE CON 5000 CONTACTOS
FANNY JEM WONG PERFIL 2 DE FACE
Fannyjemwong's Blog LITERATURA, POESÍA , MÚSICA , FOTOS Word
FERNANDO SABIDO SÁNCHEZ
FRONTERAD REVISTA DIGITAL
GOOGLE COM PROFILE FANNYJEMWONG
GRUPO LI PO HERMENÉUTICA Y POESÍA PARA DEFENDER LO BUENO, D
LA GATOSFERA
Mariano Lozano-P.
Música y discos. Todo el material de SND M. Lozano-P.
NUEVO DIARIO WEB. DE SANTIAGO DE ESTERO
POESÍA de Fernando Sabido Sánchez-WordPress
POESÍA ESPAÑOLA CONTEMPORÁNEA Fernando Sabido Sánchez
POESÍA SOLIDARIA DEL MUNDO Editores: Fernando Sabido Sánche
Por Las Huellas Del Alma
SUSTENTACIÓN DE TESIS UNMSM PARA OPTAR EL GRADO ACADÉMICO DE
Tele prensa Primer periódico digital de Almería

 

Blog alojado en ZoomBlog.com